Make your own free website on Tripod.com
Pink Floyd
The Wall
Una muy breve explicación de este álbum
Adaptado del programa del concierto de Roger Waters
'The Wall Live - Berlín 1990'

Manuel Masías - 1997

El drama toma lugar en un día y en tres escenarios distintos: un concierto de rock, el cuarto de un hotel y dentro de la cabeza del carácter central.

Cuando el show se inicia, Pink está a punto de ser presa de un ataque de nervios, mientras está de gira con su banda. Su personalidad se ha dividido y una mitad ha degenerado al punto en que es representada musicalmente como violento heavy metal en "In the Flesh". La otra mitad permanece en el cuarto del hotel, perdido en las memorias de su infancia y atormentado por sus recuerdos de su padre, un soldado muerto por una bomba durante la guerra. "The Thin Ice" muestra a un niño lleno de sentimientos y penas que no puede entender, y la primera parte de "Another Brick in The Wall" introduce la metáfora dominante y el show principal de una forma altamente versátil. La pared es usada tanto como pantalla donde se proyectan imágenes, y como una barrera. Sirve paradójicamente como agente de comunicación y como un símbolo de soledad.

Wrong ! ! ! Do it again ! "The Happiest Days of Our Lives" es una curiosa reflexión y sátira de un refrán inglés: "school days are the happiest days of a man's life." (Los días del colegio son los mas felices días en la vida de un hombre). Esto nos lleva crudamente a los tristemente famosos lamentos de una juventud agobiada por la brutal educación descrita en esta canción y completada con la segunda parte de "Another Brick in The Wall", durante el cual predomina la figura del maestro. "Mother" recuerda la tristeza y las depravaciones materiales en la época de la post-guerra. Además también parece referirse autobiográficamente a las propias experiencias de Waters en los años 50.

"Goodbye Blue Sky", la siguiente canción es una meditación explícita sobre todas las guerras. En "Empty Spaces" muestra nuevamente a Pink renegando sobre su solitaria condición. Sus fans (cientos de ellos) están esperando por el. Pink fantasea y juega con el Rock en el tema "Young Lust" antes de ser traído de vuelta a la realidad por el teléfono de su cuarto. Su esposa, lejos de él, esta acostándose con otro hombre. Sigue "One of my turns", como una entrada preparandolo para lo que sigue. Una prostituta lo despierta y le recuerda a su esposa, con sus charlas engañosas y la conveniencia del estilo de vida de una estrella de rock. "Don't leave me now",una canción de remordimiento por su vida adultera, lo lleva a una violenta desesperación y prácticamente a destruir su cuarto. Con esto se llega al punto medio del drama de alienación de Pink.

El principio de la segunda mitad recapitula e intensifica los temas del álbum, incrementando su ámbito. La pared misma es ahora el foco de la atención. "Hey You" y "Nobody Home" muestran el predicamento en el que se halla sumergido Pink. Los siguientes dos temas, "Vera" y "Bring the Boys Back Home" ofrecen las sentencias mas fuertes de esta intención antimilitarista. Durante estas canciones, el tema y los recuerdos de Pink se remontan a los días en que perdió a su padre.

Was caught red handled showing feelings!!! showing feelings!!! This will not do...Este sueño (o pesadilla) es interrumpida nuevamente por el sonido de un teléfono: Un doctor ha sido enviado para poner a Pink en un estado en el que pueda volver a ofrecer sus conciertos, aun costa de drogarlo. Como resultado de esto se vuelve "Confortably Numb" (Confortablemente insensible). Lo que sigue es un show dentro del álbum. Llevado lejos de la realidad por el efecto de las drogas, Pink experimenta el concierto y lo vuelve una demostración de poder, una clase de grotesco renacimiento de los pensamientos fascistas. Los músicos visten como generales, y los subalternos están abajo, en la pared, con un estilo de comandos. Toda esta violencia orquestada lo convierte en un dictador que gobierna a la audiencia en "Run Like Hell". Pink esta ahora absolutamente enfermo. Cada aspecto de su vida se ha disuelto en la irrealidad. Incluso llega a compararse con un hombre sentado en un búnker en "Waiting for the Worms". Tiene una visión de sus seguidores como un ejercito de martillos que marchan. De pronto, horrorizado, arroja con disgusto su uniforme y se da cuenta de muchas cosas, mientras canta "Stop". Enloquecido por completo, la cabeza de Pink se llena de voces: Un fiscal inquisidor, su profesor, su esposa, su madre y un Juez implacable que lo acusan en un juicio, en el cual lo encuentran culpable y lo condenan a exponer sus sentimientos en público. En un momento de crisis final, sus emociones lo rebalsan por completo y estallan... La pared ha caído...